18 de noviembre de 2013

La fidelidad, una leyenda?

Creo que existe un consenso generalizado, al menos teóricamente,  en el entendimiento de que la fidelidad es uno de los muchos componentes del amor y un requisito básico para una relación de pareja saludable. Sin embargo, me parece aterrador lo subjetivo que este concepto puede ser en el día a día. Sin importar qué tan importante se considere la lealtad, veo constantemente a hombres y mujeres (pero sobre todo hombres) buscar fuera de sus matrimonios y relaciones sólo sabe Dios el qué. Pareciera que la vara de la moralidad es más flexible cuando de fidelidad se trata. Al menos una vez a la semana recibo noticias de relaciones que terminan, aunque sea temporalmente, porque uno de los dos no pudo respetar el lazo que los unía; o, en su defecto, soy yo misma el blanco de comentarios sugestivos por parte de personas involucradas formalmente en relaciones sentimentales. Por eso, antes de aventurarme en otra montaña rusa de emociones y de volver a aficiarme ya ustedes saben cómo, siento la urgente necesidad de comprender si la fidelidad es algo más que un ideal imposible.

En una conversación que sostuve con alguien cuyo criterio respeto mucho, recuerdo haberlo escuchado decir que “la monogamia es una imposición social, no un instinto humano.” En ese momento refuté con vehemencia este argumento; pero hoy, unos cuantos heartbreaks más tarde, ya no sé si darle la razón. Según sus fuentes, no está en nuestra naturaleza ese cliché de entregarnos únicamente a una sola persona. No estoy segura si es algo en nuestro código genético pero al parecer es una incapacidad casi probada por la ciencia. En su opinión, ese terrible invento de finales del Siglo XVIII, el Amor Romántico, no ha hecho otra cosa que crearnos falsas expectativas sobre la conducta humana y las relaciones de pareja, especialmente sobre el sentido de pertenencia y exclusividad que se desarrolla con el significant other.

Quizás sea por la ingenuidad propia de mi edad, pero me niego a creer que hayan razones de peso que puedan justificar y explicar un comportamiento semejante.  No me considero la persona más correcta –en realidad no podría estar más lejos de serlo- ni una experta en noviazgos –yo diría que soy un total fracaso- pero, a pesar de eso, sí creo en las relaciones, en el respeto y en esa mágica construcción que llamamos amor. No niego que los errores pasan y la pasión, la lujuria y el deseo podrían hacer pecar a un santo… una vez, no dos, ni cinco, ni diez, mucho menos de forma habitual. Desde donde yo lo veo, las relaciones amorosas son acuerdos entre personas que por voluntad propia deciden estar juntas porque se hacen felices mutuamente. Si lo último pierde vigencia, entonces las dos alternativas lógicas son buscar orientación (terapia de pareja) o anular el contrato y darse la oportunidad de seguir adelante -no andar pegando cuernos a diestra y siniestra. Si realmente estuviéramos hechos para vivir en matrimonios múltiples, no se nos desgarrara el alma cada vez que nos enteramos que ése ser tan especial nos es infiel.

Me preocupa muchísimo que cada vez son más las personas que entienden las infidelidades como tropiezos inevitables con los que hay que lidiar inexorablemente. Me preocupa aún más que normalmente las mujeres son las que toleran estas situaciones, porque el hombre es hombre y es infiel sin razón aparente, a uno le guste o no. Se me rompe el corazón cada vez que pienso que quizás la persona con quien decida pasar el resto de mi vida, ande compartiéndose con otras a mis espaldas, como a tantos hombres he visto hacer. Llámenme cursi y conservadora, pero por modernos que estén los tiempos hay ciertos valores que no deben perderse. Basta con ver los daños y las heridas que ni los años curan, para entender que lejos de ser una imposición, la fidelidad es un compromiso necesario e innegociable que se sostiene sobre la base del respeto, la honestidad y la consideración. Después de todo, la infidelidad es mucho más que caricias clandestinas, es la violación de una serie de promesas tácitas y el aviso claro de que ciertos parámetros morales andan muy mal.

Creative Commons License
This work by Pamela Martínez Achecar is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 3.0 Unported License.

16 comentarios:

  1. Las personas entienden que lo comun es la norma, como estacionarse donde esta la señal de no estacione, asi mismo la infidelidad es visto como normal, pero yo vivo por el dicho de nonle hagas a nadie lo que no quieres que te hagan a ti, yo no soportaria la idea de alguien mas con la mujer que amo, asi mismo no quisiera que mi pareja sintiera ese sufrimiento, y a pesar de tener muchos amigos que son infieles y no soportan la infidelidad de sus parejas, soy testigo de otros que son fieles y respetan su relacion, no hay que perder las esperanzas, solo ser paciente y encontrar a esa persona indicada con los valores indicados. Exitos. Xuan.

    ResponderEliminar
  2. Yo soy hombre y nunca he sido infiel. Tampoco entiendo eso de buscar otra...
    Todo es cuestion de autocontrol y amor; el hombre que le es infiel a su mujer simplemente no la ama.
    Bien dijo el Padre Mateo en su libro "Juventud y Castidad" que cuando se ama a una persona, no se busca nada más fuera de la relación, pues esa persona tiene todo lo que se pretende encontrar.

    Excusa es eso de que la monogamia es una imposición social, pero ya que es su opinión, hay que respetarla.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno. Interesante. Excelente. Bueno saber que queda gente que cree y confía.

    ResponderEliminar
  4. Ciertamente, el amor no deberia ser una de las tantas cosas mediocres que existen. Con mucho respeto expondre mi punto de vista no solo como psicologa sino por experiencia propia.
    No llego ni a los 30, sin embargo, en algun momento pense que YO tenia un problema conductual... era una persona excesivamente celosa y fiel. Hasta que me toco "enamorarme de dos personas"... Y si, he sido atacada por unos cuantos que no comprenden esta expresion. Nuestro cerebro (apoyando la neurociencia) es totalmente social. En su totalidad. Podemos sobreviivir sin muchas cosas pero sin vida social no... Cuando tenemos una pareja y decidimos voluntariamente entregarnos a ella y todas esas otras cosas que mencionas anteriormente, todo va bien hasta que nos damos cuenta, que nadie en el mundo es 100% hecho para nosotros, ni en personalidad, ni en costumbres, ni caracter, ni creencias y mucho menos en formas de pensar. En lo personal, tengo una relacion en la que podria mencionar muy pocas cosas que me desagradan, sin embargo otras personas han sabido llenar un vacio que a lo mejor por ser un amor fresco, sincero, "prohibido", comprensivo y creeme que romantico, mi pareja ya no lo llena. En algun momento si pero nuestro cerebro busca reinventarse siempre. Y no es que lo justifique. Me explico:.. Las sensaciones tanto fisicas como emocionales e incluso psicologicas que te da un ser nuevo a tu vida ( a nivel de pareja) son impresionantes. Desde luego DEBERIA ser causada por nuestras parejas pero cuando el cerebro se habitua crea una especie de inmunidad.

    No quisiera desviarme del tema y mucho menos que se malinterprete. Es muy facil dejarselo todo al cerebro no? Echarle ese muerto a el. Si bien es cierto que mi carrera me enseño la posibilidad de estar en dos caminos diferentes, tambien lo hizo la vida y no se lo deseo a nadie. Ahora bien, como seres humanos debemos ser capaces de renunciar a todo aquello que encima de no ser aceptado tampoco nos hace felices. A nadie le hace feliz vivir en la dualidad por mas cosas positivas que esta tenga en cualquier punto. Debemos decidir con que quedarnos, lamentablemente en la vida no podemos tenerlo todo y en cuestiones del amor mucho menos. La cultura, los sentimientos y el chip que tenemos puesto no nos lo permite. Tenemos esa capacidad, quizas unos mas que otros porque decidimos y lo vivimos pero no tenemos la habilidad para soportarlo en el 98% de los casos. Una persona no tendra todo lo que quisieramos, quizas lo tenga otro ..pero la clave esta en aceptarnos. Aceptarnos y aceptar a esos seres que tienen la valentia y el deseo de vivir con nosotros y hacernos parte de sus dias, respetarlos y brindarles como dice en un millon de libros el amor fiel.

    Luego de ser infiel, mi relacion mejoro bastante porque valore lo que tenia y aquello que quizas me hacia falta, a la larga ni tanto lo necesitaba. Me basto verme en ese lio de tres para salir corriendo y aprender muchas cosas DE MI. Y si hoy en dia soy fiel es por conviccion no por que me lo enseñaron, ni porque se supone que asi sea sino porque aprendi que mas que una cuestion de cultura, la fidelidad es una decision y sobretodo una necesidad para poder vivir el amor plenamente.

    Slds,

    ResponderEliminar
  5. Hacen falta mas mujeres como tu en este mundo, y mas hombres que usen el cerebro adecuadamente y compartan tu criterio de lo que debe ser el comportamiento correcto. Hace falta mas respeto y consideración en nuestra sociedad. Insisto, tenemos que debatir! hahaha, ponme en agendaaa :)

    ResponderEliminar
  6. Como se le da 1000 likes??? Jeje.
    nicole

    ResponderEliminar
  7. Felicito a pamela martinez por tan excelentes planteamientos en ese tema tan crucial en la actualidad.

    ResponderEliminar
  8. Buenísimo el comentario anónimo del 19 de noviembre.

    Pam, me puse de curioso con el tema hace una semana y encontré dos libros. Se llaman Women's Infidelity I y II de Michelle Langley, se consiguen en .pdf. Si no puedes, me dices para mandártelos.

    Ojo: 1. no son textos científicos (¿puede serlo algún texto que hable del amor y fidelidad?), sino de alguien común que decidió investigar un tema tabú y sacó esto. 2. Aunque el título se refiera a las mujeres, se aplica para ambos. Y más el libro II.

    Ojalá te sirvan.

    ResponderEliminar
  9. Muy buen post... ¡excelente!
    Mas que nada por la reflexión del ultimo párrafo, la cual no comparto, pero me motiva a repensarlo nuevamente.

    Soy de los que cree que es una imposición social. Nos sentimos mal por el daño a nuestra imagente ante la sociedad. Pero sigo teniendo mis dudas.

    ResponderEliminar
  10. WOW WOW WOW! Totalmente! Me da escalofríos cuando escucho a la gente decir que la infidelidad es algo del hombre que hay que entender, perdonar y seguir! Nunca tanto! Si estas en una relación es porque disfrutas en todos los sentidos estar con tu pareja, cuando ya no sea así y necesites algo mas, es fácil, venda y abandone.

    ResponderEliminar
  11. WOW WOW WOW! Totalmente! Me da escalofríos cuando escucho a la gente decir que la infidelidad es algo del hombre que hay que entender, perdonar y seguir! Nunca tanto! Si estas en una relación es porque disfrutas en todos los sentidos estar con tu pareja, cuando ya no sea así y necesites algo mas, es fácil, venda y abandone.

    ResponderEliminar