4 de agosto de 2014

La apología de las chapiadoras

Todos hemos reído alguna vez con las imágenes que andan en internet sobre las chapiadoras[1] -esos malditos cueros que solo beben Moet y no salen de una discoteca. Muchos, se han hecho reproductores de estas burlas (mi última búsqueda de #Chapiadoras en Instagram arrojó nada más y nada menos que 5,388 posts). Pero pocos nos hemos detenido a pensar que estos chistes no son tan inofensivos como parecieran serlo a primera vista. Hay una serie de premisas subyacentes que, de ser analizadas, le roban toda la gracia que pudieran tener los populares #Chapiadora #DitaChapi #ChapiadorasBeLike #ChapiadorasTeam y demás. El término “chapiadora” cuestiona la humanidad misma de las mujeres que, una vez encajan dentro de este calificativo, ya no son mujeres, son cosas que uno puede herir y pisotear. Se pierde completamente de vista que la dignidad humana es inalienable y vuelven a resurgir, con fuerza renovada, todos los prejuicios de género contra los que las mujeres llevamos años luchando.





Para empezar, la campaña en contra de las chapiadoras es indiscutiblemente sexista porque como todo en esta vida, solo señala y reprende la conducta de la  mujer. Solo un idiota pensaría en eliminar el narcotráfico atacando a los productores y liberando de toda culpa a los consumidores. Lo mismo pasa con el “chapeo”. Si hay mujeres intercambiando favores sexuales por salidas costosas es única y exclusivamente porque hay un hombre dispuesto a sellar el trato. Por cada “chapiadora” que hay en la calle hay al menos un hombre que tiene más dinero que principios. Si tomamos la vara de la moralidad con la que juzgamos a las mujeres que presentan esta conducta y la utilizamos para medir a los hombres que las acompañan, estoy segura que obtendríamos los mismos tristes resultados. Pero nadie nunca se burla de ellos, porque está bien ser hombre y no tener moral, DUH.

Pagar por compañía dice mucho de un hombre. Es tan criticable la mujer que ofrece su cuerpo por bienes y servicios, como el hombre que paga por tener una noche de meaningless and risky sex. Sin embargo, nadie tendría la osadía de reprender a un hombre por la forma en que dirige su vida sexual, porque a diferencia de la de la mujer, la sexualidad del hombre no es de dominio público.



Pero además, hay un problema de clases implícito porque todas las mujeres que no encajen dentro de los parámetros establecidos por las elites, son unas chapiadoras. Si usa un gillo en el tobillo, es mala. Si usa leggings, es mala. Si bebe ron, porque no puede comprar champagne, es mala. Si fuma Hookah, es mala. Si sube fotos de bebidas, es mala. Si sale mucho, es mala. Si respira, es mala. Es un cuento de nunca acabar que sigue sosteniéndose en la discriminación y el prejuicio, ya sea por género o por factores socio-económicos –ustedes bien saben que hay pocas cosas peores en esta vida además de ser mujer y para rematar, pobre.

Ahora bien, ustedes podrían estarse preguntando porqué esto me preocupa tanto. Es simple. En el mismo momento en el que a una mujer se le califica como chapiadora, se deshumaniza. Basta con ver los posts cargados de un lenguaje altamente agresivo y ofensivo para darse cuenta que tan pronto una mujer manifiesta algún interés económico, el hombre se siente en perfecto derecho de denigrarla, burlarse de ella y humillarla. Si a esto le sumamos que solo para junio de este año, los feminicidios ya rondaban por los 87 casos y que la República Dominicana presenta una de las tasas de violencia contra la mujer más altas de la región, es fácil concluir que toda esta campaña viral en contra de las chapiadoras está muy lejos de ser un chiste. Los expertos en violencia reconocen que los factores culturales son el principal obstáculo para reducir esta serie de atropellos que atentan contra la vida y la dignidad de las mujeres. Las personalidades públicas, @LosChapiadoresRD, sus 15,000 seguidores y el resto de personas que se han hecho eco de esta campaña, no hacen más que contribuir con una cultura machista y agresiva que se rehúsa a ver a la mujer como un sujeto de derechos.


Por supuesto, yo personalmente no podría esperar otra cosa de personas que no saben la diferencia entre “ha” y “a” o “hay” y “ay”. De hecho, me atrevería a apostar que esos payasos que dedican gran parte de su tiempo a preparar estos posts, no tienen la menor idea de qué significa el título de este artículo (apología es una palabra muy complicada para quien todavía, a estas alturas, comete errores básicos de ortografía y gramática).  Pero el resto de nosotros, personas pensantes y con criterios no debemos seguir reproduciendo ni dándole fuerza a un movimiento que atenta contra toda la sociedad. Si bien es cierto que la existencia de “chapiadoras” es preocupante y un terrible indicador social, no es menos cierto que la miríada de personas que creen que esto es de alguna forma gracioso es igual de preocupante. ¿En qué momento “maldito cuero”, “cuerazo”, “chopa barata” dejaron de ser insultos para convertirse en chistes? ¿Quién nos hizo tanto daño? 
Dejemos de ser las cotorras de siempre y pensemos dos veces antes de ser agentes multiplicadores de ofensas como estas.  






[1] Para mis amigos extranjeros que están leyendo esto, les explico, en Dominicana el término “chapiadora” se refiere a las mujeres que intercambian favores sexuales por bienes, salidas costosas y dinero. Podría decirse que es una forma de prostitución moderna. Gracias a una serie de canciones se ha convertido en una moda, muy desagradable, convertir a estas mujeres en el objeto de infinitos insultos y burlas en las redes sociales.




Creative Commons License
This work by Pamela Martínez Achecar is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 3.0 Unported License.

18 comentarios:

  1. Interesante punto de vista, aunque tal vez el sujeto de tu apología no se siente tan victimizado al final del dia. Siento que tal vez las personas que son calificadas con este adjetivo se han apropiado de esta cultura y son tan culpables por su expansión como los hombres que las califican.

    ResponderEliminar
  2. https://pbs.twimg.com/media/BuPoThCIIAA9jsK.jpg

    ResponderEliminar
  3. Yo no tengo nada en contra de las "chapiadoras" o los "chapiadores" (porque tambien existen) pero considero que cada cual se auto-califica, es algo asi como la diferencia entre cuero y prostituta, la diferencia es el pago. Basicamemte una chapiadora no es chapiadora si ofrece al "arrancao" lo mismo que le ofrece al que le brinda salidas caras.

    Ejemplo: no darle la oportunidad a una persona atractiva porque es "pobre" o simplemente no tiene dinero suficiente para llenar los estandares es lo que los convierte en chapiadores.

    El chapiadorismo es real y sus creadores son esas personas con estandares elevados y complejos acompañados de falta de dienro, son personas que quieren vivir una vida que no pueden pagar y se valen de sus atributos para que alguien mas los financie.

    Sitetizando, lo quiero decir es que chapiar no es intercambiar favores sexuales por salidas caras, ya que si un "pobre" tuviera suficiente dinero para darle una y solo una salida cara a una "chapiadora" aun asi no calificaria como victima, es mas no obtendria nada, lo que hace a un verdadero "chapiador" es el continuismo, debe ser constante, la victima chapiada debe tener fondos suficienter para aguantar por un tiempo prudente De lo contrario no sabemos cual es el chapiador.

    Es mi mas humilde opinion.

    ResponderEliminar
  4. Y que puedes esperar de un país sin educación y donde la TV que es lo que mayormente ven estas pobres personas esta llena de #ObjetosSexuales (mujeres operadas y vestidas con ropa provocativa que no hacen mas que alimentan el morbo)?

    ResponderEliminar
  5. pero tu tambien eres una chapiadora Pamela.....

    ResponderEliminar
  6. Me parece que has expuesto un engranaje de la maquinaria diabólica denigrante que sofoca a esta sociedad. Si buscásemos un culpable, podríamos empezar por los medios de comunicación y los "empresarios" que los dirigen, que le han abierto las puertas al "mercado" que promueve todas estas conductas retorcidas; ya que a decir verdad, la conducta existía, al igual que muchas otras, solo que evoluciona adaptándose a cada época, pero el que la promuevan, ese si es un problema.

    ResponderEliminar
  7. Excelente! las dos caras de una moneda... no puede existir la chapeadora sin el estúpido e infeliz que la financie.

    ResponderEliminar
  8. Excelente artículo, pero debe tomar en cuenta que existen varios tipos de Chapiadoras, siendo la mas criticada la #Chapiadora que teniendo apenas 1 día conociendo a una persona *(no necesariamente un hombre) lo "Bipea", y cuando este retorna la llamada le dice: "No tengo balance, me cargas mi cuenta con $200?" y la peor parte, (pues no es un pecado pedir recarga), es que ésta es para llamar a un Tipo al que le va a pedir Ca$h, y esta acción se volverá un habito en esas jóvenes, que entienden que El Hombre debe "aportar" pues ese es el papel de estos??

    Estas jóvenes hacen una historia, bien creíble, y aparecen "palomos" (los que aportan sin nada a cambio) que sensibilizados por el cuento Triste, aportan su granito de arena, hasta que alguien viene y les dice: Loco, pero te tan Chapiando!!

    Lamentablemente, al ir a los diferentes barrios, te das cuenta como muchas mujeres, quizás por el bajo nivel de educación, o simplemente debido a que ven esto como normal, lo común en el barrio, exponen sus Logros #Chapiadoristicos, al decir frente a sus amigas "Me liquide con RD$500.00 pal celular, y RD$5000 pa el problema de la casa, no bebemo 3,000 que con 2k yo resuelvo".

    Particularmente no me gusta ni empleo el termino, pero es una realidad que nos indica como estamos como sociedad, y lamentablemente no se vislumbra una solución a corto tiempo.

    ResponderEliminar
  9. Convertir el meme sobre las #Chapiadoras en un panfleto victimista feministoide? Que raro! Lo nunca visto! La pseudo-intelectualidad anda peor que la banalidad de las masas que consumen el modelo cultural aquí supuestamente denunciado.

    ResponderEliminar
  10. Felicidades por tu artículo, pero pierdes el tiempo. Aquellas personas a quienes van dedicadas estas palabras, los que cometen faltas ortográficas básicas, los seres no pensantes no están leyendo esto. Los que lo leemos somos personas que no somos parte de esa cultura ni la apoyamos. Sin comenzar con que de seguro cualquier mujer de esas que tratas de defender sería capaz de atacarte por atacar (valga la redundancia) su estilo de vida. Esas mujeres no solo se dejan denominar así, si no que también se sienten orgullosas de ser "chapiadoras", pues para ellas esto significa que son tan "bellas" que consiguen lo que quieran. Siempre le digo algo a las mujeres y es que el hombre llega hasta donde la mujer lo deja llegar. No trates de convertir el tema en algo de machismo, eso dura hasta que la mujer quiera. Ahora, si le pones la opción a muchas de esas chicas de estudiar y ser independiente o salir a una disco a buscarse un "chopo" que gaste en ella eligen la segunda. Y no digo todas, por dejar espacio a la duda de que exista alguna que vea la oportunidad en mano. Así que en vez de tratar de victimizar el tema te sugiero que hagas algo por que eso cambie. Si tanto te duele, ¿Por qué no sales a crear conciencia en esas chicas? Hasta ahora no he visto a ninguna "interesada", "coge cualto", "chapiadora" o "cuero" (you name it... son todo lo mismo) quejarse de lo que tu te quejas. Hasta que ellas no se levanten eso no cambiará. Enfoca tus esfuerzos en cosas que realmente sean problemas y no detrás de un teclado.

    ResponderEliminar
  11. La ultima moda de chapeo es sonsacar a la mujer para q viaje porque dique q el chapiador esta aficio. Cuando la mujer llega a la capitar el ti fuera la espera dique con una hermana o prima para gosar tambien pero es pura mentira e su cómplice mujer. Autoridades dominicana por favor hagan algo y también víctimas de estos delitos deben de reportarlos.

    ResponderEliminar
  12. República dominicana es preciosa pero estas escorias de chapiadores y chapiadoras están empañando su belleza.

    ResponderEliminar
  13. el video lo dice todo https://www.youtube.com/watch?v=5PcAJuL1qBw

    ResponderEliminar
  14. Me irrita tanto escuchar que la gente se refiera de manera tan vulgar a las mujeres...

    ResponderEliminar
  15. Si, en vez de "chapeadora", lo cambias y escribes sobre las "proxenetas", "ladronas" o "traficantes", también verán que son seres inocentes

    ResponderEliminar
  16. No me molesta tanto que una mujer pida dinero por sexo de manera clara. El problema es que usualmente las chapeadoras usan su belleza para sacarte dinero, te manipulan, pero al final no dan nada. Alocan la serotonina y endorfinas en el hombre, lo enamoran, lo hacem sentir que esta acabando, que ella lo quiere, que ella lo desea. Pero al final no es verdad y solo quieren su dinero. Eso es tan despreciable como el hombre que manipula a una mujer, jugando con sus emociones para obtener sexo.

    Puedes tener todo el sexo por dinero que quieras, o todo el dinero por seco que quieras. Pero no engañes, no confundas, no te aproveches del ingenuo o la ingenua. No mientas.

    ResponderEliminar