21 de agosto de 2015

Gracias a Dios...

Hace unos añitos cuando aún cursaba 4to de bachillerato, la psicóloga nos dio a leer un artículo autobiográfico en el que la autora contaba las pericias que había atravesado para superarse y convertirse en una destacada profesional. Estábamos a pocas semanas de graduarnos, por lo que presumo que intentaba dejarnos una valiosa lección sobre perseverancia y trabajo duro. Aunque quisiera recrear para ustedes el contenido exacto del texto, no podría, con el pasar de los años lo he olvidado. Sin embargo, en lo que podría ser un acertadísimo resumen puedo decirles que el infierno y el purgatorio de Dante parecían un pasadía bailable en Coney Island frente a lo que esta mujer tuvo que vivir para poder realizarse como profesional.


Pero no fue su optimismo, ni su deseo de superación, ni tan siquiera su constancia lo que llamó mi atención. Lo que me resultó más fascinante fue que después de haber narrado todo lo que hizo para subir el empinado y rocoso camino hacia sus sueños, la autora dijera que “todo se lo debe a Dios.” Me hubiese encantado preguntarle si por “todo” se refiere a haber tenido que pasar más lucha que un catre viejo para alcanzar sueños ambiciosos, considerando sus orígenes, pero modestos si los vemos de forma objetiva.

En ese momento empecé a plantearme inquietudes que todavía me acompañan, pues años han pasado y yo aún no logro entender este delirio colectivo en el que los creyentes son, muy a pesar de lo atropellada que sea su vida, los “hijos favoritos de Dios”, sin saber quizás que su Dios realmente tiene hijos favoritos. La negligencia divina traducida en el claro favoritismo en la asignación de bendiciones terrenales, justificada con la promesa de un más allá incierto pero indemnizador, es la paja mental más absurda que haya tenido que escuchar. Pero que además, nuestros fracasos sean responsabilidad nuestra y del destino, mientras nuestros éxitos sean responsabilidad suya ya es la gota que rebozó el vaso.

Cuando un paciente de cáncer recupera su salud tras largos tratamientos y agradece a Dios por estar vivo ¿realmente le agradece al personal médico que lo atendió o la forma en que financió su tratamiento? Después de todo, la evidencia indica que Dios suele ser más misericordioso con aquellos que pueden comprar su piedad en la farmacia. 

Basta una conversación de unos minutos para escuchar a cualquier persona agradecerle a Dios por las cosas que su propio esfuerzo le ha ganado. Cuando tuve que escuchar el discurso de graduación durante mi investidura (que por cierto, fue tan terrible que casi me puso a llorar de vergüenza ajena) esperaba que la joven iniciara con el típico “le agradezco a Dios por permitirme…” y así lo hizo. Mientras continuó con su discurso mi mente divagaba, pensando en esos jóvenes a los que Dios no les dio el mismo permiso y no pudieron graduarse. Sucede que el parámetro por excelencia para reconocer nuestras fortunas, es las desdichas de otros. En el fondo, las personas agradecen a Dios por no haberles hecho correr con las mismas desventuras con las que castigó a otros, que por supuesto, esas desventuras son solo penitencias que purgan el alma o son parte de un plan providencial o una prueba divina.


Pero los hijos marginados de Dios ¿qué tienen para agradecerle? ¿la indigencia? ¿la pobreza? ¿la injusticia? ¿la miseria? ¿la violencia? ¿la exclusión? ¿el hambre? Parece que la mano invisible de Dios funciona igual que la mano invisible del mercado y también derrama su gracia sobre las mismas personas. Solía preguntarme una y otra vez dónde está Dios cuando los inocentes lloran, hasta que por fin descubrí que no está en el corazón sino en la imaginación del creyente... del creyente que nada cuestiona, que todo lo cree.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional

3 comentarios:

  1. Alguna vez alguien me dijo; no es la acción que ejecutes sino la Fe con la que lo hagas. Y el de aquella persona fue creer en Dios si motor, aceptar lo malo por malo que sea u recibir lo bueno con buena cara, pudo haber tenido cualquier otra doctriná con diferente nombre!

    ResponderEliminar